Carta al Director: Hasta donde debemos practicar la Tolerancia

Quisiera dedicar estas líneas malamente entrelazadas y con la sola intención de apelar a una reflexión, que, a través de vuestro prestigioso medio siento necesario dar a conocer con los lectores.

¿HASTA DONDE DEBEMOS PRACTICAR LA TOLERANCIA?

La Tolerancia se basa en el respeto el respeto hacia lo otro o lo que es diferente de lo propio. La palabra proviene del latín tolerantĭa, que significa ‘cualidad de quien puede aceptar’.

El ejercicio de la tolerancia jamás se debe confundir con la aceptación de todo, pues, la sociedad jamás debe permitir que se ataque la dignidad humana.  Entonces, La tolerancia no debe usarse para quebrantar los valores universales que rigen las sociedades.

 ¿Hasta qué punto debemos practicar la tolerancia, cuando has sido humillado tu o algún ser querido sin razón alguna, solo por el hecho de no estar en una posición similar o de pensar distinto?

Podríamos definir la tolerancia como la aceptación de la diversidad de opinión, social, étnica, cultural y religiosa. Es la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre que no atenten contra los derechos fundamentales de la persona…

¿Si quien te humilla es un anónimo o no tiene la educación o el entendimiento para comprender el daño o lo sobrepasado que estuvo su acto; dónde queda el límite de mi tolerancia?

     A mi entender, tolerar es el acto más puro de respeto y consideración hacia la diferencia, es la disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta a la propia, o como una actitud de aceptación del legítimo pluralismo, es a todas luces una virtud de enorme importancia…

Esto… a propósito que el pasado 18 de octubre, en el cementerio Municipal de vicuña, lamentablemente amaneció rayada la tumba de Don Wilson Rivera Díaz, lleno de insultos y comentarios grotescos que no viene al caso repetir.

Entonces, Hasta donde debemos practicar la tolerancia? 

A saber, Don Wilson Rivera Díaz, nacido y criado en la ciudad de Vicuña, fue un destacado y reconocido comerciante, fallecido en 2009:Dirigió personalmente la construcción y pavimentación de la plaza de vicuña.

En su vasta labor en apoyo de la comunidad de Vicuña, destaco siendo:Presidente del Comité de adelanto de Vicuña, del Club Social, Maestro de la Venerable Logia Masónica Nº 59 De Vicuña, Fundador y 1er Presidente del Círculo de Amigos de Carabineros de Chile, llegando a ostentar el grado de Alguacil Mayor, Presidente del Club de Leones de Vicuña, Presidente del Rotary Club de Vicuña, Voluntario del Cuerpo de Bomberos de Vicuña.

Incansable activista para la concreción de mejorar el anhelado camino Serena – Vicuña.

Muchas de sus obras fueron realizadas durante su periodo como Regidor y posteriormente como Alcalde de la ciudad de la ciudad, (dos periodos).

Su ímpetu por el desarrollo y adelanto de su amada Vicuña lo llevo a iniciar las primeras gestiones para concretar el sueño de unir Argentina y Chile a través del ignorado, en aquel entonces, paso de Aguas Negras.

Mantuvo una sincera amistad con el presidente Don Jorge Alessandri Rodríguez.

Dentro de sus frases más celebres puedo mencionar:

“Lo que necesitamos es un Municipio con hijos de la tierra y para nuestra Comuna”.

“Siempre he sostenido la fe en el pueblo y el pueblo a cifrado sus esperanzas y confianza en mí”.

Las cosas alguien tiene que hacerlas”….

“Hágalo Mejor que yo…”

“Tantos me tienden la mano cuando salgo a pedir,  a pedir para mi pueblo”

Su proyecto más querido y que representa su tenacidad en el logro de los objetivos trazados, fue la construcción de la 5ª Comisaría de Vicuña.

Siempre manifestó que dichas obras fueron realizadas “gracias al aporte de todos, del rico y del pobre”.

 

Carlos Pérez Torres

       



Diarios Comunales

Red de Diarios Comunales, presente en las 15 comunas de la Región de Coquimbo, informando sobre noticias locales en cada una de ellas.