Connect with us

Comunales

Voluntarias del Hospital de Vicuña realizan labor humanitaria

Publicado

el

Casi dos años de labor humanitaria lleva un grupo de siete mujeres que integran el Voluntariado del Hospital de Vicuña, proporcionando útiles de aseo y pañales a los enfermos hospitalizados, especialmente a los vulnerables y socio-sanitarios.

Ana González, presidenta de este pequeño grupo de voluntarias, señala que se turnan para atender a los pacientes en las mañanas, de 09:00 a 13:00 horas, y en las tardes entre las 14:00 y las 18:00 horas. Los recursos con los cuales funcionan los obtienen de la venta de ropa y otros artículos usados.

“Semana por medio organizamos una feria de las pulgas en el frontis del hospital y con los recursos que obtenemos compramos útiles de aseo, pañales y remedios que no están disponibles en el hospital. A los pacientes que no pueden valerse por sí mismo nosotras los alimentamos a la hora de almuerzo”, explica la dirigenta.

Para llevar a cabo la feria de las pulgas el grupo de mujeres recolectan vestuario, zapatos, peluches y otros artículos usados entre sus familiares y amistades. Luego acuerdan instalarse bajo un toldo durante una mañana (10:00 a 13:00 horas) y semana por medio en el frontis del hospital para ofrecer los artículos recolectados a los usuarios y las personas que acuden al centro asistencial.

“Los recursos son pocos, pero nos arreglamos para usarlos bien para ir en ayuda de los pacientes hospitalizados que más necesitan”, indica Ana González.

Por otra parte estas mujeres de buen corazón están en una campaña de convocar a otras mujeres que deseen pertenecer a esta agrupación a fin de contar con más manos que trabajen a favor de los enfermos hospitalizados y también para tener la posibilidad de postular a proyectos y a una subvención municipal.

“Invitamos a las mujeres que tengan vocación de servicio a que se acerquen a nosotras y puedan participar de esta hermosa experiencia de servir al prójimo. Además, esperamos contar con un total de quince mujeres para poder constituirnos legalmente mediante una personería jurídica. Así es que invitamos a las mujeres que tengan la disponibilidad, la bondad y las ganas de participar a que se acerquen. El voluntariado es una cosa que a uno le nace, no se hace”, sostiene Ana González.

Todos los días es posible ver a estas siete mujeres voluntarias en los pasillos del hospital, llevando pañales a los pacientes internados o dándoles de comer. Se coordinan muy bien para realizar los turnos y sobre todo para cumplir también con sus labores de dueñas de casa. Y para ello cuentan con el apoyo de sus esposos y sus respectivas familias.

“El apoyo de nuestras familias es muy importante porque debemos invertir mucho tiempo en esta labor social, pero todos entienden que hay personas muy desvalidas que necesitan que les tendamos una mano”, concluye Ana González.

Seguir leyendo
Comentarios

Lo más leído