Connect with us

Comunales

José Nabor Araya Zepeda, primer mártir de Bomberos de Vicuña

Publicado

el

Este lunes 10 de junio se cumplen 66 años del fallecimiento del primer y único Mártir del Cuerpo de Bomberos de Vicuña: José Nabor Araya Zepeda, quien obtuvo esta gloriosa nominación al ofrendar su vida en un incendio ocurrido el 10 de junio de 1953 en Montegrande, Comuna de Paihuano.

Por tal motivo, la Primera Compañía del Cuerpo de Bomberos de Vicuña, le rendirá un homenaje el sábado 15 por la tarde en el mismo sitio del trágico suceso. Esta actividad se enmarcará en el 71º aniversario de la Primera Compañía, que preside su director Sergio Leiva Méndez, y que fue fundada el 13 de junio de 1948.

José Nabor Araya Zepeda, nació el 2 de diciembre de 1914; contrajo nupcias con Blanca Elcira Pinto Contreras, el 9 de septiembre de 1938 y diez años después, el 10 de junio de 1948 ingresó a la Primera Compañía del Cuerpo de Bomberos de Vicuña. Tuvo nueve hijos: Edmundo del Carmen, Luis Alberto, Rosa Idalia, Fidelia del Carmen, José Hilarión, Norma Mireya, Wilson Gerónimo, Héctor Arnoldo y Elcira del Rosario Araya Pinto. Esta última tenía tan sólo seis días de vida cuando perdió a su padre.

El 10 de junio de 1953, justo cinco años después de su ingreso a la Primera Compañía de Bomberos y cuando apenas contaba con 38 años de edad, José Nabor Araya Zepeda, junto a otros voluntarios, acudió al incendio declarado en la destilería y bodegas del Fundo Monte Fraile, de propiedad de Roberto Rodríguez, ubicado a un costado de la plaza de Montegrande, Comuna de Paihuano.

La alarma pública del incendio se dio a las 01:15 horas. Luego de varias horas de ardua labor, se logró controlar el fuego en gran parte de las instalaciones, pero en forma sorpresiva se derrumbó el techo y las paredes del recinto, dejando atrapados a José Nabor y a su hijo mayor Edmundo, un adolescente que era auxiliar de la Primera Compañía de Bomberos.

El rescate de ambos voluntarios fue otra ardua labor que derivó en un trágico desenlace: José Nabor estaba sin vida, tendido boca abajo, con parte de la pared y las puntas de las vigas sobre su espalda; bajo él estaba su hijo con graves heridas.

Fue evidente que José Nabor protegió a su hijo con su propia vida, convirtiéndose en un héroe y en el primer mártir del Cuerpo de Bomberos de Vicuña. Edmundo Araya, su hijo,  fue atendido minutos más tarde por el Practicante de la Posta de Pisco Elqui. El cuerpo sin vida de José Nabor, fue trasladado a Vicuña.

Esa misma mañana, el Directorio General del Cuerpo de Bomberos de Vicuña, acuerda lo siguiente: Un duelo de treinta días, suspendiendo toda actividad bomberil; hacer llegar las condolencias a la familia del voluntario fallecido; declarar Mártir de la Institución a José Nabor Araya Zepeda; comunicar estos acuerdos a las autoridades y Cuerpos de Bomberos de la Provincia; hacerse cargo de los funerales del Mártir; realizar el traslado de los restos mortales desde la morgue del Hospital de Vicuña hasta la capilla ardiente del Cuartel de Bomberos; y despedir los restos mortales del Mártir, con los honores correspondientes en el cementerio local a la hora y fecha señalada.

José Nabor Araya Zepeda, cuyos restos mortales descansan en el Mausoleo de Bomberos en el Cementerio Municipal de Vicuña, fue el segundo Mártir de Bomberos de la Región de Coquimbo. El primero fue Pedro Rojas Araya, quien perdió la vida en un incendio ocurrido en La Serena, el 6 de abril de 1941. En la actualidad son cinco los mártires de la institución en nuestra región.

Seguir leyendo
Comentarios

Lo más leído