Connect with us

Comunales

Inician restauración interna de la Iglesia de El Durazno en Vicuña

Publicado

el

El pasado martes 9 de julio comenzaron los trabajos de restauración interna de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen del pueblo El Durazno, ubicado a 4 kilómetros de la ciudad de Vicuña, y que se prolongarán alrededor de cuatro meses.

Dicha restauración está a cargo del staff de arquitectos Estudio TMAC y la Fundación Patrimonios de Elqui, de la ciudad de Vicuña, los cuales además han gestionado la obtención de los primeros cuatro millones de pesos para el inicio de las obras.

Patricia Torres Mera, arquitecta que dirige los trabajos de restauración, señaló que la iniciativa comenzó a gestarse hace tres años entre la Comunidad Católica de El Durazno y los profesionales de Estudio TMAC y la Fundación Patrimonios de Elqui, viendo los detalles del proyecto y la obtención de los primeros recursos para la restauración interior del templo católico que está centrada en los muros, la techumbre y el sistema eléctrico.

La profesional agregó que el piso de la iglesia no será restaurado ya que es el único templo religioso del Valle de Elqui que presenta una característica muy singular: Está hecho de bloques de ladrillos o arcilla.

La gran sorpresa fue cuando retiraron la tela que desempeñaba la función de cielo del templo pues dejó al descubierto una hermosa techumbre interna compuesta por madera de roble y alerce.

“La mayor preocupación de la comunidad católica del pueblo era la tela que estaba bajo la techumbre porque contenía restos de adobe y guano de aves y ratones; restos que a veces caían sobre los feligreses. La tela estaba muy deteriorada porque fue repintada varias veces y se quebraba apenas al tocarla. Nos dimos cuenta que no era la tela antigua casi en su totalidad porque había sido repuesta por otra más nueva. Al retirarla nos encontramos con un material que nos encantó: las tejas de alerce que están intactas, en muy buen estado y son maravillosas. Ese era el cielo original del templo y la tela fue instalada en forma posterior. Dependiendo de los recursos que tengamos, a estas tejas de alerce les aplicaremos un líquido para protegerlas del fuego en caso de un incendio. La techumbre la dejaremos tal cual y sólo la fijaremos para que no entre el agua de lluvia”, explicó Patricia Torres.

En estos momentos los trabajos de restauración están centrados en los muros de la pequeña iglesia y es probable que los arquitectos se vayan encontrando con nuevos detalles que podrían aumentar los costos y demorar el proceso de restauración. Respecto de la parte financiera, Patricia Torres manifestó que junto a la comunidad católica de El Durazno se está desarrollando una campaña de recaudación de recursos puerta a puerta y mediante la entrega de sobres. “Empezamos con 4 millones de pesos y nos falta una cantidad más del doble para poder terminar la restauración”, precisó.

Finalmente la arquitecta sostuvo que la restauración del frontis y el campanario de esta pequeña iglesia estilo colonial demandará una inversión mucho mayor que el interior, bordeando los cien millones de pesos y para lo cual se tendrá que postular un proyecto a un Fondo Regional o Nacional.

“Según lo estudios que hemos realizado, hay que rehacer el campanario porque no es idéntico al original. Es una iglesia que hay que restaurarla para dejarla con un valor arquitectónico y patrimonial muy alto”, subrayó. Además acotó que una historiadora está recopilando antecedentes para determinar el año de construcción de la iglesia y otros detalles. Por ahora se estima que fue construida antes de 1850.

Seguir leyendo
Comentarios

Lo más leído