Connect with us

Comunales

Fallece destacada mujer elquina: Marta Poblete Sequeira

Publicado

el

A la edad de 78 años ayer sábado en la mañana dejó de existir Marta Poblete Sequeira, una destacada mujer de la ciudad de Vicuña quien se destacó por su abnegación, su gran espíritu de servicio y filantropía para atender a los enfermos de esta comuna elquina.

Su deceso se produjo ayer en el Hospital de La Serena, donde permaneció algunos días, tras sufrir una penosa enfermedad durante sus últimos cuatro años. Su funeral se efectuará en la ciudad de Vicuña en día y hora que será comunicado por su familia.

Marta Poblete Sequeira, a quien sus amigos y conocidos llamaban “Teresa de Calcuta”, por su permanente buena voluntad y preocupación para auxiliar a cuanta persona enferma le pedían que acudiera a visitar.

Nació en La Serena el 29 de octubre de 1940 y a los dos años se trasladó junto a sus padres y hermanos a la ciudad de Vicuña, donde estudió la enseñanza básica en la Escuela Superior de Niñas y luego la enseñanza media en el Liceo Carlos Roberto Mondaca Cortés.

Ingresó al Hospital de Vicuña, el año 1961 como ayudante de cocina y posteriormente se desempeñó como auxiliar en el policlínico. Estudió auxiliar paramédico en el Servicio de Salud Coquimbo y luego arsenalería en el Hospital El Salvador de Santiago de Chile. Con estos cursos pudo desempeñarse como arsenalera en el pabellón de cirugía y finalmente como técnico paramédico en todas las secciones del hospital vicuñense. En 1967 se casó con Hugo Tolozas Tolozas, con quien tuvo dos hijos: Rodrigo y Patricia.

En el 2004 se retiró del servicio de salud pública, tras permanecer 43 años en el Hospital de Vicuña, demostrando su clara vocación de amor al prójimo, su alto espíritu de servicio público y su profesionalismo a toda prueba.

Gran parte de este profesionalismo y el amplio conocimiento en los procedimientos  paramédicos los adquirió junto a connotados médicos que se desempeñaron en el hospital local, como los doctores Barletta, Atala, Schilling, Figueroa y otros. Su labor en bien de los demás continuó como encargada de la Posta Médico Rural de Rivadavia, durante el año 2006, y como técnico paramédico del Hogar de Ancianos de la Fundación Monseñor Alfredo Cifuentes Gómez (Vicuña), desde el año 2007 hasta el año 2016, donde atendió con mucho esmero y sacrificio a sus “niños y niñas” como ella le decía a los adultos mayores allí internados.

Su reconocida y apreciada labor social fue reconocida por la Municipalidad de Vicuña, durante el aniversario de la ciudad del 22 de febrero de 2014.

En su afán de adquirir más conocimientos para brindar una mejor atención a las personas de la tercera edad, estudió en forma exitosa varios cursos en la ciudad de La Serena, relacionados con geriatría. Mientras laboraba en el Hogar de Ancianos, acudía hasta altas horas de la noche a los domicilios de personas enfermas para tomarles la presión, curarles las heridas, suministrarles medicamentos o simplemente acompañándolos en su dolor.

“Mientras Dios me dé fuerzas seguiré sirviendo a la gente necesitada de buena salud porque este es el propósito de El para mi vida”, confesó más de alguna vez a sus amistades.

Lamentablemente, ayer en la mañana sus fuerzas se apagaron y Martita descansa en los brazos de nuestro Padre Celestial.

Seguir leyendo
Comentarios

Lo más leído