Conecta con nosotros

Reportajes

Alumnos de Vicuña descubren fertilizante que acelera crecimiento de las verduras

Publicado

el

Un descubrimiento que podría revolucionar la agricultura nacional y mundial realizó un grupo de estudiantes de la Escuela José Abelardo Núñez, del sector San Isidro, Comuna de Vicuña.

Se trata del uso de la “lechugilla” (Ulva lactuca), que abunda en las costas de la Región de Coquimbo, la cual contiene “ulbano” que los alumnos descubrieron que funciona como un fertilizante en el crecimiento de las verduras ya que actúa como un estimulante al sistema inmune de las plantas, acelerando el crecimiento de éstas en más de un 50%.

Un descubrimiento que podría revolucionar la agricultura nacional y mundial realizó un grupo de estudiantes de la Escuela José Abelardo Núñez, del sector San Isidro, Comuna de Vicuña. Se trata del uso de la “lechugilla” (Ulva lactuca), que abunda en las costas de la Región de Coquimbo, la cual contiene “ulbano” que los alumnos descubrieron que funciona como un fertilizante en el crecimiento de las verduras ya que actúa como un estimulante al sistema inmune de las plantas, acelerando el crecimiento de éstas en más de un 50%. Ya experimentaron con la lechugilla en cultivos de acelgas y comprobaron que éstas tardan en crecer y llegar a su madurez en 25 días, lo que normalmente ocurre en 60 días. También fue usado por pequeños agricultores del sector Hierro Viejo, cerca de Vicuña y San Isidro, en cultivos de melones y sandías que serán cosechados a mediados del presente mes en vez del mes de enero como sucedía en años anteriores.

Por otra parte, este grupo pequeños científicos descubrieron que la lechugilla permitía brindar un protección a las plantas contra los insectos, actuando como un repelente. Además, con este descubrimiento existe la gran oportunidad de generar una fuente de trabajo para recolectores de lechugillas ya que en la actualidad es considerada como un desecho del mar que no sirve y que incluso genera un costo para los municipios costeros en labores de limpieza de las playas. De usarse la lechugilla en los cultivos en forma masiva e industrial, causaría un enorme ahorro en la agricultura al acortar el tiempo de crecimiento y cosecha de las verduras entre un 50% y un 60%, como ya se comprobó en acelgas, melones y sandías.

El descubrimiento se registró por la Academia de Medio Ambiente de la mencionada escuela, bajo la dirección de la profesora Karelia Molina Torres, la ayudantía de la profesora Claudia Cortés Romero y con la participación de los siguientes alumnos: Gabriela Aguirre Vargas, Fernando Osorio Tapia, Brando Salazar Ramírez, Sebastián Pino Jopia, Diego Rojas Vega, Daniel Muller Cox, Benjamín Olivares Cortés, Darlen Roa Cox, Krasna Julio Figueroa, Guillermo Arqueros Tapia, Jesús Romero Herrera, Ángela Cerda Flores, Diego Espinoza Llanes, Daniel Carrasco Pizarro, Emilio Arias Guajardo, Bernardita Cortés Guerrero, Francisca Osorio Tapia.

El experimento y posterior experimento, que fue oficializado con un documento notarial con fecha 23 de octubre del presente año, obtuvo el primer lugar en el XVI Congreso Regional Escolar de la Ciencia y la Tecnología, en enseñanza básica, efectuado los días 18 y 19 de octubre en La Serena y Coquimbo. Posteriormente, expusieron su experimento y descubrimiento en el Congreso Nacional Escolar de la Ciencia y la Tecnología, desarrollado en Concepción.

“La idea inicial surgió en los niños quienes se preguntaban cómo ver la manera de ayuda a los agricultores de la comuna en sus cultivos. Surgieron muchas ideas y hasta que en internet nos encontramos con una información de un diario regional, del año 2013, que se refería a la existencia de la lechugilla en las payas Changa y La Herradura era un dolor de cabeza para el municipio. Fuimos a la playa para ver qué pasaba con las lechugillas y conversando con las personas del lugar nos dijero que no servían para nada y que el municipio gastaba mucho dinero en limpiar las playas. Trajimos muestras al nuestro laboratorio, las molimos y las enviamos a un laboratorio en Coquimbo; y ahí apareció el gran “ulbano” que es un polisacárido que estimula el crecimiento de las plantas. Lo probamos en 200 plantas de acelgas y cebollines; en cuatro días tuvimos brotes de hasta 3 cms. Fue un acelerador del sistema inmune de las plantas, impresionante. Hicimos un compuesto y estuvimos durante un año viendo la forma de aplicarla porque al ser un alga se pudren cuando se le echa agua a la planta y la lechugilla tiene mucha sal y agua. Entonces degradamos la lechugilla muchas veces hasta llegar a un polvillo y ahí logramos que las plantas crecieran”, explica con entusiasmo la profesora Karelia Molina Torres.

Indica que las acelgas están listas para cosecha en 60 días, pero con la aplicación del extracto de lechugilla tardaron 25 días. Los cebollines hace poco fueron cosechados y también con más de un 50% menos de tiempo que el normal para ser cosechados. Cierta cantidad del extracto lo donaron a pequeños agricultores del sector Hierro Viejo, quienes lo aplicaron a sus cultivos de melones y sandías, con un resultado asombroso: la cosecha estará lista a mediados de este mes cuando normalmente se produce en el mes de enero.

Para la docente el descubrimiento los tiene a todos muy satisfechos y expectantes porque se les están abriendo las puertas para exponer su experiencia en otras partes del país e incluso para seguir desarrollando el experimento de una manera más científica con apoyo de una universidad. “El director de Expedición Antártica nos invitó a exponer nuestro trabajo y a conocer la Antártica Chilena. También ya tuvimos los primeros contactos con académicos de la Universidad de La Serena y de la Universidad Católica del Norte, sede Coquimbo, quienes desean asesorarnos porque quedaron maravillados con el descubrimiento cuando lo expusimos en la muestra regional. Hasta el momento como que no le tomamos el peso a este descubrimiento y no asimilamos todo lo que viene porque esto va a cambiar la agricultura a nivel país; porque el que las plantas crezcan tan rápido, es algo maravilloso. Y descubrimos otras cosas, como que ningún bichito se acercó a las plantas por lo que la lechugilla es un repelente. Entonces esta investigación da para mucho más. Estamos muy felices con este descubrimiento. Es un gran logro como docente, para nuestra escuela y para la comunidad”, señala Karelia Molina.

En tanto, los alumnos que participaron del experimento de igual forma se mostraron muy contentos con lo vivido en torno al descubrimiento. Por ejemplo, Bernardita Cortés, manifiesta: “Fue genial participar con nuestro experimento a nivel regional y nacional; y aunque no ganamos a nivel nacional, dimos todo nuestro esfuerzo. El proyecto se basa en un compuesto que tiene la lechugilla, el “ulbano”, que es un polisacárido que acelera el crecimiento de las plantas. Nuestro objetivo es ayudar a todos los agricultores de la comuna. Agradezco a los demás compañeros de la academia y a las profesoras Karelia y Claudia, por haber terminado el proyecto”. En tanto Jesús Romero, expresa: “Logramos descubrir cosas interesantes, como que la lechugilla que está botada en la Playa Changa, y nosotros fuimos a ver qué podíamos lograr con ella. Y logramos descubrir que aceleraba el crecimiento de las plantas. Fue un gran logro competir en Coquimbo, donde ganamos; y también que dos compañeros fueran a Coquimbo a presentar el proyecto en Concepción. Sin la profesora Karelia no habíamos podido lograrlo porque ella es muy buena profesora; nos apoyó mucho y cuando estábamos cansado ella nos decía que siguiéramos porque esto iba a tener un final feliz”. Por su parte, Guillermo Arqueros, declara: “Nosotros queríamos hacer algo para ayudar a los agricultores de la comunidad y en internet encontramos que esa alga era un desperdicio del mar, pero que escondía un gran secreto. Me gustó mucho participar en este proyecto. Nuestra experiencia en ir a Concepción fue muy hermosa porque nunca había viajado en avión, ni he estado en un hotel, ni he entrado a una mina, ni he estado en un concierto ni en una universidad. Cuando participamos en Coquimbo, estaba cincuenta por ciento seguro que ganábamos y nos alegramos mucho cuando ganamos”.

También fue usado por pequeños agricultores del sector Hierro Viejo, cerca de Vicuña y San Isidro, en cultivos de melones y sandías que serán cosechados a mediados del presente mes en vez del mes de enero como sucedía en años anteriores.

Por otra parte, este grupo pequeños científicos descubrieron que la lechugilla permitía brindar un protección a las plantas contra los insectos, actuando como un repelente. Además, con este descubrimiento existe la gran oportunidad de generar una fuente de trabajo para recolectores de lechugillas ya que en la actualidad es considerada como un desecho del mar que no sirve y que incluso genera un costo para los municipios costeros en labores de limpieza de las playas.

De usarse la lechugilla en los cultivos en forma masiva e industrial, causaría un enorme ahorro en la agricultura al acortar el tiempo de crecimiento y cosecha de las verduras entre un 50% y un 60%, como ya se comprobó en acelgas, melones y sandías.

El descubrimiento se registró por la Academia de Medio Ambiente de la mencionada escuela, bajo la dirección de la profesora Karelia Molina Torres, la ayudantía de la profesora Claudia Cortés Romero y con la participación de los siguientes alumnos: Gabriela Aguirre Vargas, Fernando Osorio Tapia, Brando Salazar Ramírez, Sebastián Pino Jopia, Diego Rojas Vega, Daniel Muller Cox, Benjamín Olivares Cortés, Darlen Roa Cox, Krasna Julio Figueroa, Guillermo Arqueros Tapia, Jesús Romero Herrera, Ángela Cerda Flores, Diego Espinoza Llanes, Daniel Carrasco Pizarro, Emilio Arias Guajardo, Bernardita Cortés Guerrero, Francisca Osorio Tapia.

El experimento y posterior experimento, que fue oficializado con un documento notarial con fecha 23 de octubre del presente año, obtuvo el primer lugar en el XVI Congreso Regional Escolar de la Ciencia y la Tecnología, en enseñanza básica, efectuado los días 18 y 19 de octubre en La Serena y Coquimbo. Posteriormente, expusieron su experimento y descubrimiento en el Congreso Nacional Escolar de la Ciencia y la Tecnología, desarrollado en Concepción.

“La idea inicial surgió en los niños quienes se preguntaban cómo ver la manera de ayuda a los agricultores de la comuna en sus cultivos. Surgieron muchas ideas y hasta que en internet nos encontramos con una información de un diario regional, del año 2013, que se refería a la existencia de la lechugilla en las payas Changa y La Herradura era un dolor de cabeza para el municipio. Fuimos a la playa para ver qué pasaba con las lechugillas y conversando con las personas del lugar nos dijero que no servían para nada y que el municipio gastaba mucho dinero en limpiar las playas. Trajimos muestras al nuestro laboratorio, las molimos y las enviamos a un laboratorio en Coquimbo; y ahí apareció el gran “ulbano” que es un polisacárido que estimula el crecimiento de las plantas. Lo probamos en 200 plantas de acelgas y cebollines; en cuatro días tuvimos brotes de hasta 3 cms. Fue un acelerador del sistema inmune de las plantas, impresionante. Hicimos un compuesto y estuvimos durante un año viendo la forma de aplicarla porque al ser un alga se pudren cuando se le echa agua a la planta y la lechugilla tiene mucha sal y agua. Entonces degradamos la lechugilla muchas veces hasta llegar a un polvillo y ahí logramos que las plantas crecieran”, explica con entusiasmo la profesora Karelia Molina Torres.

Indica que las acelgas están listas para cosecha en 60 días, pero con la aplicación del extracto de lechugilla tardaron 25 días. Los cebollines hace poco fueron cosechados y también con más de un 50% menos de tiempo que el normal para ser cosechados. Cierta cantidad del extracto lo donaron a pequeños agricultores del sector Hierro Viejo, quienes lo aplicaron a sus cultivos de melones y sandías, con un resultado asombroso: la cosecha estará lista a mediados de este mes cuando normalmente se produce en el mes de enero.

Para la docente el descubrimiento los tiene a todos muy satisfechos y expectantes porque se les están abriendo las puertas para exponer su experiencia en otras partes del país e incluso para seguir desarrollando el experimento de una manera más científica con apoyo de una universidad.

“El director de Expedición Antártica nos invitó a exponer nuestro trabajo y a conocer la Antártica Chilena. También ya tuvimos los primeros contactos con académicos de la Universidad de La Serena y de la Universidad Católica del Norte, sede Coquimbo, quienes desean asesorarnos porque quedaron maravillados con el descubrimiento cuando lo expusimos en la muestra regional. Hasta el momento como que no le tomamos el peso a este descubrimiento y no asimilamos todo lo que viene porque esto va a cambiar la agricultura a nivel país; porque el que las plantas crezcan tan rápido, es algo maravilloso. Y descubrimos otras cosas, como que ningún bichito se acercó a las plantas por lo que la lechugilla es un repelente. Entonces esta investigación da para mucho más. Estamos muy felices con este descubrimiento. Es un gran logro como docente, para nuestra escuela y para la comunidad”, señala Karelia Molina.

En tanto, los alumnos que participaron del experimento de igual forma se mostraron muy contentos con lo vivido en torno al descubrimiento.

Por ejemplo, Bernardita Cortés, manifiesta: “Fue genial participar con nuestro experimento a nivel regional y nacional; y aunque no ganamos a nivel nacional, dimos todo nuestro esfuerzo. El proyecto se basa en un compuesto que tiene la lechugilla, el “ulbano”, que es un polisacárido que acelera el crecimiento de las plantas. Nuestro objetivo es ayudar a todos los agricultores de la comuna. Agradezco a los demás compañeros de la academia y a las profesoras Karelia y Claudia, por haber terminado el proyecto”.

En tanto Jesús Romero, expresa: “Logramos descubrir cosas interesantes, como que la lechugilla que está botada en la Playa Changa, y nosotros fuimos a ver qué podíamos lograr con ella. Y logramos descubrir que aceleraba el crecimiento de las plantas. Fue un gran logro competir en Coquimbo, donde ganamos; y también que dos compañeros fueran a Coquimbo a presentar el proyecto en Concepción. Sin la profesora Karelia no habíamos podido lograrlo porque ella es muy buena profesora; nos apoyó mucho y cuando estábamos cansado ella nos decía que siguiéramos porque esto iba a tener un final feliz”.

Por su parte, Guillermo Arqueros, declara: “Nosotros queríamos hacer algo para ayudar a los agricultores de la comunidad y en internet encontramos que esa alga era un desperdicio del mar, pero que escondía un gran secreto. Me gustó mucho participar en este proyecto. Nuestra experiencia en ir a Concepción fue muy hermosa porque nunca había viajado en avión, ni he estado en un hotel, ni he entrado a una mina, ni he estado en un concierto ni en una universidad. Cuando participamos en Coquimbo, estaba cincuenta por ciento seguro que ganábamos y nos alegramos mucho cuando ganamos”.

Seguir leyendo
Comentarios

Reportajes

El ingeniero que dejó Estados Unidos para dedicarse a trabajar la tierra en Vicuña

Publicado

el

En pocos años la vida de Alfredo Barriga (41) y su familia dio un giro de 180 grados. Y es que luego del nacimiento de su hijo Fabián (6) este ingeniero eléctrico de profesión y su señora Pricy Piedra decidieron dejar su cómoda vida en la ciudad de Austin —estado de Texas, Estados Unidos—, la que mantenían por más de 16 años, por una tranquila estancia en Rivadavia, comuna de Vicuña.

“Cuando nació nuestro hijo decidimos dar el paso y dejar la vida que llevábamos que era muy cómoda económicamente pero no era lo que queríamos. Por eso buscamos y nos decidimos para tener una vida natural, cercana a la tierra y así llegamos a Vicuña”, comenta Barriga.

Una vez instalados en el Valle de Elqui, él y su señora comenzaron a trabajar en su terreno buscando estar en familia y desarrollar productos sanos. Así fue como se transformaron en agricultores y productores de diversos tipos de árboles frutales, entre los que se destacan los almendros que dan vida a su producto estrella: la mantequilla de almendras. Además, tienen olivos y cítricos, en menor cantidad.

Bajo el nombre de Clayhouse Rivadavia esta familia busca instalar la mantequilla de almendras como un producto importante en el Valle de Elqui. “Nosotros desarrollamos la mantequilla de almendras de una manera bastante artesanal y muy sana. Dependiendo de la época del año desarrollamos también otros productos como son las barras de higo con nueces, entre otros”, indica el agricultor.

Un gran aliado en este camino ha sido el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), institución del Ministerio de Agricultura que le ha entregado diversos apoyos enfocados a su fomento productivo.

¿De qué manera ha apoyado INDAP a su emprendimiento?

Alfredo Barriga: “INDAP ha sido muy importante para nosotros. Hace tres años me hice usuario y gracias a eso pude tener acceso a ayudas como una bodega que necesitábamos mucho y los incentivos que me han entregado, que los he usado para invertir en mi producción en infraestructura e implementos. Han sido muy útil también las asesorías que nos dan los técnicos a través del PADIS; nos dan directrices para producir eficientemente y de manera orgánica”.

El emprendimiento familiar y novedoso de Alfredo refleja la opción que muchas personas están tomando por querer volver a vivir en el campo. En ese sentido, el Director Regional de INDAP, José Sepúlveda, señala que “al igual que Alfredo Barriga y su familia son muchas las personas que están eligiendo volver a vivir de la tierra. Él nos comentaba que la tranquilidad que entrega el campo compensa el gran trabajo que implica ser agricultor, un esfuerzo permanente y diario que da también grandes recompensas. Como INDAP estamos orgullosos de poder ser un importante apoyo para esta familia que ha renacido en el Valle de Elqui”.

Favorecer y mejorar las condiciones de quienes trabajan en el mundo rural, a través de las herramientas del Estado, es una importante misión del Ministerio de Agricultura. Así lo destacó el Seremi de la cartera Rodrigo Órdenes: “Resulta fundamental para nosotros como Ministerio, y a través de nuestros servicios como es el INDAP, el apoyar de la mejor manera a todos quienes con su trabajo hacen crecer nuestro campo. El mandato de nuestro Presidente Sebastián Piñera es claro, la vida en el campo debe desarrollarse de una buena manera, haciendo crecer a este importante sector dando las mejores condiciones a nuestra gente a través de asesorías y recursos de apoyo a sus unidades productivas para que las familias continúen desarrollando esta labor como lo hace Alfredo junto a su señora y su pequeño hijo”.

Alfredo Barriga, junto a su familia, continuará trabajando en su emprendimiento Clayhouse Rivadavia con novedosos y naturales productos. Quienes deseen contactarse con él lo pueden hacer a clayhouserivadavia@gmail.com, a su celular +56 9 4445 6288 o en su predio ubicado en Callejón de la Iglesia s/n, Rivadavia, Vicuña.

Seguir leyendo

Reportajes

La transformación astronómica del colegio Joaquín Vicuña Larraín en el Valle de Elqui

Publicado

el

El Colegio Joaquín Vicuña Larraín comienza a funcionar en el año 2003 y se convierte en el primer establecimiento de Educación Urbano Municipal de Vicuña que abre sus puertas para ingresar a la Jornada Escolar Completa Diurna. En sus inicios, contaban con un número de 797 matrículas pero en el año 2016 las cifras descendieron a 267 estudiantes matriculados, un 67% menos que en sus inicios.

El 40% de la disminución de matrícula entre los años 2003 y 2016 se debió a una problemática de convivencia escolar (agresiones físicas y psicológicas, entre otras), así lo reflejaba el control interno y los Indicadores de Desarrollo Personal y Social del SIMCE 2015, donde  los estudiantes del colegio tenían una percepción del clima de convivencia escolar por debajo del promedio de los establecimientos de igual nivel socioeconómico (nivel bajo), al igual que los mismos resultados de la misma prueba estandarizada.

El Índice de Vulnerabilidad de Escolar (IVE) arrojaba una cifra del 92,1% y el entorno cercano al colegio concentraba los delitos de mayor connotación  social de la comuna: robo, hurto, homicidio, además de  violencia intrafamiliar, micro tráfico y consumo.

El colegio era catalogado como insuficiente académicamente, los resultados eran bajo el promedio nacional y los indicadores  contribuían a una estigmatización negativa del colegio en la comunidad, logrando en los alumnos una autoestima académica baja (reflejada también en los resultados de Indicadores de Desarrollo Personal y Social del SIMCE 2015).

Ante esta realidad, para los profesionales del establecimiento y los apoderados los niños corrían mucho riesgo social por su entorno, por lo que necesitaban crear estrategias que permitieran lograr instancias y acciones para aumentar la matrícula, mejorar los resultados académicos y para generar un clima de convivencia que evite la violencia y asegure el aprendizaje.

Ese mismo año, ocurre un cambio y Marta Ruz es seleccionada por la Alta Dirección Pública para dirigir el establecimiento.  Marta, conoce el proyecto Comunidades de Aprendizaje a través de la experiencia de otro colegio en la comuna y convence a su equipo docente de incorporarse a esta nueva propuesta de innovación pedagógica.

“Desde el momento en que ingresamos a Comunidades de Aprendizaje, nos hemos visto nosotros mismos como una comunidad, no en el puro sentido de la palabra, sino que en la profundidad de lo que eso significa: vernos como una gran familia y un gran organismo educativo en el cual todos tiene cabida y todos pueden participar, tanto alumnos como apoderados y voluntarios”, declara Marta.

Marta señala que en el colegio desarrollan principalmente tres Actuaciones Educativas de Éxito, para mejorar los aprendizajes en el aula: los grupos interactivos, las tertulias pedagógicas y las tertulias literarias. “Con estas nuevas estrategias fueron aflorando iniciativas, sobre todo la de llevar a cabo la etapa del sueño”. 

“Joaquín Vicuña Larraín, una estrella brillante en el Valle del Elqui”

Luego de que la comunidad escolar del colegio Joaquín Vicuña Larraín tomara la decisión de transformarse en una Comunidad de Aprendizaje, estudiantes, docentes y apoderados soñaron con el colegio que querían, lo que es una tercera etapa del proyecto. Así, definieron que un observatorio era la herramienta que les daría un sello astronómico único, como también una orientación metodológica para el mejoramiento de la calidad de la educación.

La actividad final de la etapa del Sueño la realizaron de noche y se reunieron profesores, padres y estudiantes bajo el lema “Joaquín Vicuña Larraín, una estrella brillante en el Valle del Elqui”. Cada curso tomó una constelación en representación e iluminaron el colegio con que cada una de ellas. Los docentes se vistieron de personajes que tenían relación con distintas estrellas, “entonces entramos en toda una dinámica estelar y cósmica que nos gustó mucho. Una de las acciones nuestro sueño tenía y que la llevaríamos a cabo en un mediano plazo, fue la potenciar un rincón de la escuela con un observatorio astronómico”, relata la directora Marta Ruz.

Para la comunidad escolar del colegio Joaquín Vicuña Larraín, su implementación permitiría desarrollar el sentido de pertenencia e identidad, mejorar la autoestima y aportaría contra la estigmatización negativa que se tenía del colegio en la comuna, facilitando un ambiente educativo favorable. También permitiría desarrollar la astronomía en los niños y jóvenes de la comuna de Vicuña, especialmente de las escuelas municipales, facilitando el desarrollo del capital humano para la región, como lo recomienda el plan de desarrollo estratégico “Hoja de Ruta del Astro turismo en Chile 2016- 2025” de CORFO.

También, con el tiempo proyectaban un aumento de las matrículas y esto facilitaría la continuidad del establecimiento en el sector, asegurando que habría familias que confiarían en la metodología de enseñanza del colegio, con nuevas oportunidades de desarrollo profesional.  

En paralelo al sueño, conocieron los fondos concursables de la Fundación Carmen Goudie, quienes tienen una línea de financiamiento para el fortalecimiento de comunidades educativas vulnerables y decidieron postular. 

El profesor de artes visuales y aficionado a la astronomía, Juan Antonio Cortés, fue el responsable de llevar a cabo el proyecto y lo presentó a la fundación. Juan estaba plenamente convencido que podrían adjudicárselo y que un observatorio era lo que el colegio necesitaba. “Los niños tenían poca proyección académica y profesional, su autoestima era muy baja a raíz de toda una problemática social. Al mismo tiempo Vicuña buscaba convertirse en capital mundial de la astronomía, por lo que nosotros podíamos ser formadores desde ya de capital humano para la comuna, donde los niños más vulnerables se formarían con conocimientos astronómicos y de esa forma les daríamos nuevas oportunidades de desarrollo profesional”, cuenta el profesor.

Luego de un año de su postulación y de pasar por varias etapas, finalmente fueron seleccionados. Al ser un proyecto ambicioso, donde no manejaban todos los aspectos técnicos, el colegio tuvo que asesorarse para encontrar los equipos adecuados que requerían y esa ayuda la brindó el Observatorio Cerro Tololo, a través del Departamento de Educación y Extensión Cultural.

En total, recibieron un financiamiento de $34 millones y la construcción del observatorio Wara Wara (estrellas en lengua aymara) pudo concretarse a fines del 2018.

Formación astronómica, intercultural y colaborativa: Sellos Educativos del Colegio

Hoy, el colegio Joaquín Vicuña Larraín basa su formación educativa tanto en los astronómico como en el aprendizaje colaborativo y comunitario,  lo que dialoga con la propuesta transformadora de Comunidades de Aprendizaje, donde las Actuaciones Educativas de Éxito potencian la enseñanza a los estudiantes.

Actualmente el profesor Juan Antonio Cortés realiza el taller de astronomía y de arqueoastronomía, que es la ciencia que estudia los conocimientos astronómicos que tenían las civilizaciones y los pueblos originarios. A través del Programa de Educación Intercultural Bilingüe del Ministerio de Educación, hoy cuentan educador tradicional de origen diaguita quien junto al profesor Cortés desarrollan pedagógicamente toda la cosmovisión y la cosmogonía indígena relacionado a la visión que tuvieron nuestros antepasados del cielo elquino.

Ambos talleres son realizados de primero a octavo básico, en el horario de la jornada escolar completa y toman todas las áreas del currículum: matemáticas, lenguaje, ciencias naturales, historia y geografía. “Tomamos todos estos objetivos de aprendizaje por niveles y adaptamos actividades astronómicas para cada materia. En el fondo, lo que nosotros estamos haciendo es reforzar el currículum, pero con actividades astronómicas que aprendí principalmente de un curso de capacitación que me hicieron en el Cerro Tololo”, explica el profesor Juan Antonio Cortés.

El observatorio posee tres telescopios, una estación meteorológica, un monitor LED que funciona como receptor de imágenes del Observatorio Cerro Tololo, cámaras de video que se colocan al telescopio y pueden verse las imágenes a través del monitor, cámaras fotográficas para hacer astrofotografía y una cuña ecuatorial, entre otros. 

Pronto, planean realizar “efemérides astronómicas” para que la comunidad pueda vivir la experiencia de observar distintos fenómenos astronómicos en el colegio. “Así creamos comunidad y los apoderados se sienten más identificados con el observatorio, nos ayudan a cuidarlo y protegerlo”, explica el profesor Juan Antonio Cortés.

“Desde que entramos a Comunidades de Aprendizaje y se llevó a cabo la implementación del observatorio, notamos un cambio muy positivo, la comunidad ha ido cambiando la opinión del colegio, además que el año pasado tuvimos un buen Simce. Los niños subieron en los Indicadores de Desarrollo Personal y Social, sobre todo en el tema de la autoestima y eso se nota. El clima de convivencia está mejor y hay mucha más motivación, todos disfrutamos y aprendemos en el observatorio”, concluye.

A la espera del eclipse

El 1 y 2 de julio el colegio realizará un campamento escolar donde esperan recibir a distintos establecimientos que son parte de Comunidades de Aprendizaje.

En el evento se llevará a cabo una vigilia nocturna a la espera del eclipse y tendrán una pantalla gigante conectada al telescopio del observatorio, para ir viendo como irá ocurriendo el fenómeno astronómico.

“Estamos muy entusiasmados esperando el eclipse total de sol que es el hito astronómico de mayor importancia y relevancia que va a tener el Valle del Elqui hasta el 2165, cuando se repetirá con las mismas características. Así que esperamos a los demás colegios acá para sumarse a la celebración y vivir una experiencia única”, señala la directora Marta Ruz.

Seguir leyendo

Reportajes

Entregan recomendaciones para turistas y habitantes de Vicuña para el eclipse total de sol

Publicado

el

A poco más de un mes del eclipse total de sol que se registrará en nuestra zona, la comuna de Vicuña se sigue preparando para la gran cantidad de gente que se espere llegue al Valle del Elqui, por lo mismo desde la institución edilicia han entregado recomendaciones tanto a los habitantes locales como a los turistas.

Lo anterior, según el alcalde de Vicuña, Rafael Vera Castillo, Presidente de la Asociación de Municipalidades Turísticas de Chile, quien resaltó el hecho de que la zona sea el mejor lugar para ver este fenómeno. “Sin duda que en nuestra comuna se verá el fenómeno astronómico como en ningún otro lugar en el país. El cielo habitualmente está despejado en la zona, el bajo de los cerros también es un plus para la observación. Tenemos dos puntos oficiales, que más bien están orientados a los visitantes, que es un la orilla del Río Elqui, al final de calle Carrera y también en la Pampilla de San Isidro”, dijo.

En cuanto a las recomendaciones para los turistas, está el hecho de planificar su viaje con anticipación si viene solo por el día; informarse de los puntos de observación oficiales para una mayor seguridad y la obtención de servicios básicos; contar con dinero en efectivo girado previamente; diríjase a monitores oficiales para información  precisa; mantenga la conciencia con el entorno y prefiera llevarse su basura; aproveche  la capacidad máxima de pasajeros de los vehículos.

Así también llaman a preferir el transporte público para movilizarse; acudir a servicios gastronómicos autorizados o traiga consigo sus propios alimentos; proteger sus pertenencias en lugares públicos. Si viene acompañado, establezcan un punto de encuentro con anticipación ante cualquier situación. Finalmente llamar a evitar el consumo de alcohol.

“La idea es que no vengan el mismo día, porque creemos que la gente que llegue antes y se vaya después disfrutará de mejor forma nuestra comuna, con actividad que comenzaremos antes con actividades y cerraremos con un gran show de la banda naciomnal Congreso”, indicó el alcalde de Vicuña.

En relación a las recomendaciones para los habitantes de Vicuña, el jefe edilicio hizo el llamado a disfrutar del fenómeno desde la comodidad de sus casas, o bien en algún cercano de su hogar, que le signifique no movilizarse en vehículo. “La idea no es usar la carretera ni las calles, porque sin duda estarán atochadas. Nosotros solicitamos el no tener clases aquel día, para evitar problemas, ya que hicimos en octubre del 2018 la petición de feriado regional al Presidente de la República, pero esto hasta ahora, faltando un poco más de un mes, no ha tenido respuesta”, finalizó.

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad
diarios comunales

@diarioscomunales

Something is wrong.
Instagram token error.